viernes, 16 de noviembre de 2018

PoesiApp: "A deshoras"

A deshoras. En buena hora. Delicadas sardinas Albo en salsa picantona de tomate. Copa flauta de cava catalán. Peritas de San Juan en almíbar suave. Cafetito nespresso con galletita de chocolate. A deshoras. En buenahora. Anacreóntico homenaje. Tan venial. Tan perdonable...

jueves, 30 de agosto de 2018

'PoesíApp' se convertirá en un libro

Juan L. de la Cruz Ramos lo ha desvelado en una conversación mantenida con el periodista Gorka Zumeta

“Creo que lo trágico puede con lo cómico en la vida”

El autor, retratado entre libros, por Gorka Zumeta

Así lo ha confirmado su autor, el poeta donostiarra, afincado en Bilbao, y profesor de la UPV, Juan L. de la Cruz Ramos, en una entrevista que ha mantenido con el periodista Gorka Zumeta. De la Cruz también ha confesado que lleva bastantes años con un libro que se le resiste, que incluso tiene título –“La inauguración de la belleza”- un tratado muy personal sobre la vejez, la infancia, lo sensual y sexual. En la entrevista se refiere a sus lectores de este blog, que cada día van en aumento, a los que agradece su interés por esta bitácora. “Si tuviera que escoger dos sensaciones que me producen los miles de poemas leídos en estos pocos años de vida del blog, serían ‘agradecimiento’, y ‘sorpresa’ por mis lectores”.

Juan L. de la Cruz Ramos reconoce en esta entrevista que, si tuviera delante a uno de sus lectores habituales, “le preguntaría por qué, por qué elige mi poesía, con todo lo que existe en internet, y aún más, por qué no solo me elige, sino que me sigue”.



El autor de esta bitácora dedicada a la creación literaria repasa, y trata de explicarse, el origen geográfico de sus lectores que, mayoritariamente proceden de Estados Unidos y, en segundo lugar, de España, su país de origen. Pero, en el camino, también hay lecturas que se han realizado desde China, Colombia, Ucrania, Argentina y México, según los datos que establece el administrador de Blogger, de Google.

La entrevista discurre por otros vericuetos relacionados con su obra. Los años aportan experiencia y ésta se transforma en materia prima para la creación literaria. Acumular vivencias es avanzar en la poesía, tal y como reconoce Juan L. de la Cruz Ramos en esta entrevista. “Sí, la palabra ‘vivencias’ es correcta, pero más todavía ‘tragedias’. En mi opinión, la vida, por supuesto es un cúmulo de satisfacciones, claro; pero también es un cúmulo de tragedias, grandes o pequeñas, y esto es lo que intento verter en mis poemas”.

Juan L. de la Cruz con sus libros
En la charla desarrollada entre el poeta Juan L. de la Cruz Ramos y el periodista Gorka Zumeta, ante todo grandes amigos, el profesor de la UPV elige, y recita, uno de sus poemas favoritos. Merece la pena escucharlo recitado en boca de su propio creador, con un meticuloso montaje de sonido que acompaña al recitado. Es un poema elegido de su libro “Teoría de fragmentos”, escrito en 2011.

Zumeta subraya en la obra de su amigo que “hay pocos brotes de alegría en tus versos”, a lo que el poeta replica: “hay algunos libros que están inéditos que yo diría que sí son libros de alegría. De los que están publicados, incluso el último, “La misma agua” (2017), es un libro alegre, pero el prólogo mata esa alegría. Son libros de tristeza porque yo creo que, aunque soy un hombre que vivo bien, creo que lo trágico puede a lo cómico en nuestra vida”.

Respecto a los futuros proyectos literarios de Juan L. de la Cruz Ramos, el poeta adelanta que hay dos obras que están en línea de salida. “Uno, ya lo sabes, ‘PoesíApp’, tú me regalaste el título, será una compilación de whatsapp líricos que he ido escribiendo a lo largo del último año o año y medio y el otro es un libro que estoy constantemente escribiendo, y que no termino de terminar nunca, y que se titula “La inauguración de la belleza”, y que es una reflexión sobre la estética, hecha desde un punto de vista que creo que interesará, habla de la vejez, pero también de la infancia, pero no termino nunca de escribir este libro”.

La lectura ha formado parte de su vida, 
de manera consustancial

La conversación concluye entre risas cómplices, cuando de la Cruz y Zumeta tratan, con humor, de desentrañar el origen de las lecturas de los poemas del profesor, atendiendo a los diferentes países desde donde se contabilizan las entradas en el blog. ¿De dónde salen los lectores que tiene Juan L. de la Cruz Ramos en Ucrania? ¿Y los chinos?

En definitiva, una breve conversación, de poco más de cinco minutos, que incluye el recitado de un poema por parte del autor, que se sigue con interés, porque explica, de primera mano, el pensamiento que da origen a su obra.

miércoles, 29 de agosto de 2018

PoesíApp: "El Alpinista"


Hallado en el Diario de un alpinista. Muerto. A miles de metros hacia el cielo. Protegido blandamente en bolsa de amor. Papel sepia mate. Húmedo. Lápiz de carbón fino. Imponente letra. Final. Letra final. Tiemblo. En el Diario de un alpinista. Muerto:

"Tarde. Hombre. Tarde. Siempre tarde. Hombre siempre. Tarde descubro que la altura justa de la Montaña, la altitud perseguida, la altivez acosada no es la inalcanzable eminencia de los mapas sino,  exactamente, la inminencia miserable que  se logra..."

lunes, 25 de junio de 2018

PoesíApp: La película


Yo lo he visto en una película. Un cómico. En calzoncillos.  Desgarbado y flacucho. Entre esperpéntico, charlotesco, surrealista y pánico. Huyendo del absurdo, gesticulando ostensiblemente, en plena hiperactuación, ingresa, sin saberlo -esta inconsciencia es poéticamente muy importante-; ingresa, sin saberlo, digo, en un campo de minas.  Larguirucho y enteco, gesticulando ostensiblemente, ostensiblemente feliz, brinca y baila de acá para allá. En su libertad ignorante. De repente, alguien,  desde fuera -siempre hay alguien, fuera, aguafiestas-; alguien, desde fuera, digo, le advierte de las minas. Por doquier. Las minas por doquier. Y entonces el esperpento en calzoncillos, desgarbado y flacucho, que, por fin, sabe dónde está, se detiene, hiperactúa su paro. Pánico. Quietísimo. Y la película acaba. Se acaba. Me termina. Yo la he visto.


lunes, 28 de mayo de 2018

PoesíApp: "Esperar"

Juan L. de la Cruz Ramos inauguró hace unos pocos meses un nuevo canal para distribuir sus creaciones literarias: el WhatsApp. Así, la popular red social se convierte, por arte de birlibirloque, en un nuevo ‘Tratado poético contemporáneo que inusitadamente envía un aviso sonoro a los móviles de sus contactos y les regala un poema. Hemos bautizado esta nueva serie de poemas del profesor De la Cruz como ‘PoesiApp’, en honor del nuevo, y moderno, canal a través del que llegan las palabras a su destino.


Me sorprendió que el encargado de recursos humanos se sorprendiera. Esperar. A su pregunta sobre cuál era mi profesión le respondí. Esperar. Claro. Esperar. El encorvado de reflujos inhumanos se sorprendió. Cómo esperar. Esperar qué. Eso no es una profesión. Yo me sonreí. Me sonreía. Perplejo. Me sonreía. Exactamente. Le dije. Una profesión. Esperar es la profesión. Yo profeso en esperar. Soy profesor de la espera. Profesional de la desesperanza. El infiltrado de rehúsos lejanos se sorprendía. No entendía nada. Yo también me sorprendía.  No me entendía. Esperar...

Bilbao, 26 de mayo de 2018, vía WhatsApp

miércoles, 7 de febrero de 2018

Soy la Radio

Un poema escrito ex profeso para celebrar 
el Día Mundial de la Radio, instituido por la Unesco 
el 13 de febrero de 2018

Me pones. Y entonces ocupo un lugar en tu vida. En la historia. Me quitas. Y entonces me matas. Me enciendes. Y entonces soy yo la que me pongo de fuego. Me apagas. Y entonces se extingue mi incendio. Soy tu marioneta fría. Tu caliente muñeco. Soy tuya. Tú me creas y me destruyes.

Soy casi omnisciente. Lo sé casi todo. Digo mucho. Callo por discreción. Puedo mentir. Pero entonces chirrío y no me crees. Prefiero acompañar. Acompañarte. Contar. Denunciar. Tengo la voz. La palabra me sustancia. La palabra resuelta en ondas. Invisible, soy sonido puro. Pura dicción. Adicción pura. Lenguaje no más. Agudeza que pincha. Ingenio que escuece. Soy canto. Ironía. Y llueve.

Soy ubicua. De cadera simultánea, mi emisión sube a los palacios y baja a las cabañas, se hunde en la tierra y naufraga en el bar, vuela en aerostato y bucea por la belleza, asciende al infinito y desciende a los límites infiernos. Ubicua soy. Mi emisión penetra simultáneamente toda la carne que escucha.

Soy la heredera de la tradición oral. La heredera del juglar. La heredera también del poeta que escribe sus besos. Su muerte. Soy radio porque soy poeta. Porque soy clásica y romántica. Porque soy realista e ideal. Porque trivializo. Y porque sondeo. Soy la radio. Porque a veces hay sol. Y llueve.

Más información sobre este iniciativa aquí.

Puedes escucharlo clicando en el siguiente player

sábado, 25 de noviembre de 2017

Nuevo poemario: "La misma agua" (Avance)

Ayer toda la tierra en las horas no fue suficiente para decirte. Faltaron kilómetros a las manecillas, todos los surcos de la esfera. Ayer, mientras se desaforaban los libros, y el sol delante, arriba, se aceleraba -traqueteando- hacia los rieles de la noche, apenas tuve tiempo para respirar tu piel. Ayer, entre tanta camisa, entre tantos dados sin hielo, entre tantos mofletes de ojos grises, entre los padres a cientos, y los padres sin parar, ayer, repito -hoy, sí- no pude invadir mis penas con tus silencios en pie. Ayer me falló aliento, se borró el tiempo para decirte lo que sé. Ayer solo me desnudé mil veces. Hoy, estos versos me delatan la penúltima vez”

Avance de “La misma agua” (Arte Activo Ediciones, Vitoria-Gasteiz 2017).


domingo, 11 de junio de 2017

Diario de un poeta que acercó a Baroja y Juan Ramón a Poznan, Polonia (y II)

Hoy me marcho de Poznan

Hoy me marcho de Poznan. Es muy posible que Poznan nunca se marche de mí. Las cosas que uno vive y vivifica, las ciudades en que uno vive y le vivifican y, claro, las personas que uno conoce y que a uno le raspan, todo eso nunca se marcha. Nunca se marcha de mí.

Poznan 
Hoy me marcho de Poznan. Es muy posible que algo mío mínimo quede en esta villa. No me refiero sólo, por ejemplo, a mis excrementos. Sino sobre todo a algo metafísico muy mío. Vaho. Transparencia. Pena. Incluso es posible que el vuelo de alguna de mis clases sobre Juan Ramón planee Poznan eternamente. Incluso es posible que mi vino juanramoniano emborrachara de sangre algún corazón estudiantil.

Hoy me marcho de Poznan. Es muy posible que mi asco por Guillermo II y por los jerarcas del nazismo y por los jerarcas del comunismo prostituido se permanezca aquí. No quiero llevármelo. Quiero llevarme los ojos vulnerados por tanta Belleza como han querido ver.

Hoy me marcho de Poznan. Es muy posible que algún verso polaco se venga conmigo. Porque ahora mismo, para hacer tiempo, para que el tiempo me haga mientras espero ir al aeropuerto, estoy sentado, escribiendo -esto, escribiendo esto-, en la Biblioteca del Conde Raczynskich. Creo que este apellido significa “instante quieto”. Si no lo significara, debería. Porque ahora mismo, para hacer el tiempo, estoy sentado escribiendo en esta Biblioteca condal. Para disimular mi extranjería he cogido, al azar, un libro. Un libro polaco. En polaco. Estoy seguro de que es un libro de Poesía. No hay duda. Por la disposición tipográfica. Y porque el libro ocupa. Pero no pesa. Sin entender, entendiendo, he leído un verso polaco para que se venga conmigo. Y, en su página, he colado subrepticiamente -el bibliotecario, claro, está dormido- esto, esto que estoy escribiendo. Este manuscrito. Para que se inmortalice en Poznan. Para que me inmortalice en Poznan. Para que me inmortalice en la sección de Poesía de la Biblioteca del Conde Raczynskich.

Hoy me marcho de Poznan. Es muy posible que -metafísico- me quede.

lunes, 22 de mayo de 2017

Diario de un poeta que acercó a Baroja y Juan Ramón a Poznan, Polonia

En el marco del Programa ERASMUS para la Movilidad del Profesorado, de la Unión Europea, impartí en abril de 2017 unas clases en la Universidad Adam Mickiewicz de Poznan, Polonia, invitado por el Departamento de Literatura Española e Iberoamericana. "El estilo en LA BUSCA de Pío Baroja" y "Juan Ramón Jiménez: Conquistar la Belleza absoluta con la palabra". He aquí el diario de esos días.
  

22/4/17, sábado

Me ha brotado herpes en el costado izquierdo. Muy molesto. Pero no doloroso. Es lástima: ahora que parto para Polonia.

Poznan es una de las ciudades más históricas
y con más tradición de todo el país
Los médicos me han hablado de la recurrencia de una antigua varicela. Y tan antigua. Yo. Cincuentón largo.

Pero creo que se trata de Belleza. De tanta Belleza como vi, leí y escribí estos días pasados en Castilla. Belleza atiborrada que ha reventado en sarpullido indoloro. Aunque molesto. Tanta Belleza tenía que explotar. Que explotarme.


23/4/17, domingo

Estoy conociendo la ciudad de Poznan. Que se ofrece. Impúdica. Hay mucha Belleza. Hay mucho pasado. Para bien. Y mucho lastre del pasado. Para mal. Hay mucha decadencia. Hay muchas ansias de un futuro que se exige. Al que no saben esperar. Anhelan una modernidad rápida que anule el pretérito. Sobre todo el más reciente. Quieren ir deprisa. No tienen suficiente dinero. Quizá tampoco suficientes ideas.


24/4/17, lunes

Algunos lugares espléndidos. En verdad hermosos.

Rincón de la plaza del Mercado
de Poznan en Polonia
En otros se mezcla caóticamente lo antiguo y la pretensión de lo actual. Poznan enamora. 

Cautiva y repele. Como el amor.

Como la vida.


25/4/17, martes

Misión cumplida. Con creces. En la Universidad Adam Mickiewicz. Baroja y la estética de la fealdad les ha interpelado. Juan Ramón y la estética de la Belleza les ha fascinado. Volando.

He disfrutado. Han disfrutado.


26/4/17, miércoles

San Estanislao. Impresionante iglesia barroca. Jardines de Chopin. Romanticismo en la naturaleza. Museo Nacional. Colección permanente muy notable. Mucha pintura polaca. Claro. Pero también del resto de Europa. Una sala espectacular de pintura española. Carreño de Miranda. Ribera. Zurbarán. Un par de Velázquez pequeños. Como exhibición provisional: Hans Arp. Deslumbrante despliegue de la morfología de su escultura.

He comido solo. Sin colegas, esta vez. Me he permitido un homenaje que no cobraré a las generosas arcas de la Unión.

El colorido que rodea la ciudad es espectacular
Esta tarde… La Ópera y sus jardines.

El Palacio Imperial. El Palacio del Káiser Guillermo II. Lo estoy recorriendo. De repente, dos milagros.

El primero. Un trío. Adolescentes. Rompe a cantar. Música polaca y latines en el aire del misterio palaciego. Estoy solo con los serafines en el salón espléndido. Éxtasis.

El segundo. Un ángel se me aparece. Se personifica. Se angelifica. Tiene alas. Eso es seguro. Habla polaco. Sólo habla polaco. Yo, inglés. Pero nos entendemos. Perfectamente. En el políglota idioma de los cielos. De los ángeles. De los hombres que se quieren. Que se quieren comprender. Me enseña, a mí sólo, los tesoros del Palacio. El trono del emperador. Los gabinetes de Hitler. Donde el oscuro nazi no estuvo. Pero sí Himmler y Göering y Goebbles. Me estremezco. Yo solo. Y el ángel.

Por cierto: los ángeles tienen sexo. Femenino. Femenino bello.

Embelesado de ángel y saturado de poder abandono el Palacio. Mi sensibilidad no puede más.


27/4/17, jueves

Esta mañana he visitado la catedral de Poznan. Mil veces construida y destruida. En este momento es un pastiche gótico de ladrillo polaco. Un pastiche de los años cincuenta muy bien conseguido. Muy acertado. La catedral se yergue en una ínsula fuera de la ciudad. Un paraje bellísimo. Jardines. Paz.

Vista a contraluz de la Catedral de Poznan
He andado la catedral. Una y otra vez. En un peregrinaje de hermosura y soledad. Dios no estaba. Al menos no estaba conmigo. Pero algo -un lago profundo- fluía.

He visitado la cripta. Se me ha quedado. Honda. Todos llevamos una cripta jonda que nos reclama.

He visitado también la Capilla Dorada. En el culmen de la girola. Se ha iluminado a mi presencia. Luz de pan de oro. Mucho oro. Creo que poco pan. Dios no estaba. Al menos no estaba conmigo.

En un petitorio he encendido una vela. Fuego. Por Paúl. Y -no puedo negarlo- por ti. Por Ella. Inma. La fuerza. La fuerza de la costumbre.

Dios no estaba conmigo.

Ya me he despedido de la profesora Judyta Wachowska. Cinco días de intensa bondad. No puedo negar un poco de melancolía.

  
28/4/17, viernes

En estos momentos estoy en la Biblioteca del Conde Raczynskich escribiendo. Así hago tiempo antes de ir al aeropuerto.

Fachada principal de la Universidad
Adam Mickiewicz de Poznan
Ya estoy en el aeropuerto de Poznan. En media hora empieza el embarque hacia Frankfurt. En esta ciudad alemana dispongo de poco tiempo para el transbordo. Espero que todo salga bien. Que no me quede en Frankfurt tomando salchichas por necesidad.

Después de transhumar por los aeropuertos -esos no/lugares-, desubicado y sucio, llegué a casa sin novedad.

La casa es demoledoramente acogedora cuando uno regresa del extranjero. Sobre todo la mía. Que es una extensión confortable de mi YO grande y frágil.

El hecho de que no hubiera novedad enfatiza, con patetismo, la metáfora del viaje. Vas solo. Lo vives solo. Vuelves solo.

Vibrante. Brillante y grisáceo viaje de la soledad a la soledad.

Ha merecido la pena. Tanta vena.


29/4/17, sábado


Gracias por haber estado ahí. Aliviándome. Justo al otro lado de la palabra.

miércoles, 15 de marzo de 2017

Juan Ramón Jiménez: Entrevista ucrónica y lírica al poeta

Juan Ramón sonriente
Por Juan L. de la Cruz Ramos
Sociedad Bilbaina
Marzo, 
jueves, 18
19:30 horas
Por Odissea Ensamble Teatro y Trío de Cámara Più Mosso
PRÓLOGO EN OFF 

Señoras y señores, distinguido público, buenas tardes. 

Las dos únicas alas que los dioses han permitido al hombre, el Teatro y la Poesía, van a volar en seguida para ustedes. En efecto, gracias al misterio del Teatro aliado con la magia toda de la Poesía van a ser ustedes espectadores directos de aquel Genio que fue Juan Ramón Jiménez, redivivo. Vuelto aquí. Eterno y coleando. A él, estamos seguros, le gustaría permanecerse. Van a ser ustedes espectadores directos de Juan Ramón Jiménez en persona. 

Les ruego sean conscientes del prodigio. Del alarde. De la Fortuna irrepetible. Escuchar en fuego vivo a Juan Ramón es privilegio inapreciable. Les ruego presten toda su atención. Escuchar a Juan Ramón aquí y ahora no es fácil. Su idioma alto. Hermético. Tanta difícil sencillez. Les ruego presten toda su atención a la palabra exacta. A la intensidad eléctrica. 

Y déjense quemar.

Lea el texto completo